Seleccione el idioma:
Reservar visita médica en línea

Modificaciones del estilo de vida para un riñón sano: Consejos y trucos para prevenir la enfermedad renal crónica

Post written by BFH Staff Writer on Diciembre 6, 2023
Compartir post:
Navegar Puesto

"A los 7 años diagnosticaron a mi padre una enfermedad renal crónica. A los 8 fui testigo del estrés que sufrían mis padres debido a las diálisis periódicas y a los problemas económicos. A los 10 años perdí a mi padre a causa de la ERC. Desde entonces, la misión de mi vida ha sido educar a la gente sobre la enfermedad. enfermedades renales y evitar su propagación en mi comunidad".

Conozca a Maya. Una mujer de 37 años que ha dedicado 20 años de su vida a defender una vida sana y a ayudar a la comunidad a superar las enfermedades renales tras perder a su padre. "Mi padre disfrutaba de cada momento de su vida: comía, bebía, veía películas toda la noche. Llegó un momento en que su cuerpo se rindió. Le diagnosticamos una serie de enfermedades crónicas, empezando por el colesterol, luego la diabetes y finalmente la insuficiencia renal", añade Maya. Tras completar su formación en ciencias de la nutrición, Maya se ha propuesto que ningún niño se vea privado del amor de su padre por culpa de un estilo de vida inadecuado. "Yo amaba a mi padre, y fue duro para mí crecer sin él". El Insta handle de Maya ofrece consejos de salud/estilo de vida a los padres y les inspira a entregarse a hábitos que restauren la vitalidad del cuerpo.  

Los riñones son órganos vitales encargados de filtrar los productos de desecho y el exceso de líquidos de la sangre, mantener el equilibrio electrolítico y producir hormonas que regulan la tensión arterial. Enfermedad renal crónica (ERC) es una enfermedad que se produce cuando los riñones se dañan gradualmente y pierden su capacidad de funcionar correctamente. 

Afortunadamente, unas sencillas modificaciones del estilo de vida y una vida consciente pueden restablecer la salud de este órgano y prevenir su degeneración. 

¿Cómo mantener sanos los riñones?

Nos pusimos en contacto con Maya para que nos diera algunos valiosos consejos sobre cómo mantener una buena salud renal. Lo que nos dijo no difiere en nada de lo que ya sabemos. Sin embargo, el reto, en la mayoría de los casos, reside en mantener el compromiso con las decisiones que se toman. "Tenemos que hacer esfuerzos honestos para mantener la vitalidad de nuestro cuerpo. Es un compromiso, una promesa que te haces a ti mismo por tu bienestar y el de tu familia", añade Maya. Mejorar el riñón de forma natural implica adoptar un enfoque holístico que incluya modificaciones del estilo de vida y cambios en la dieta. He aquí algunos consejos generales para promover la salud renal:

Manténgase hidratado

Una hidratación adecuada es crucial para la salud de los riñones. Beber una cantidad adecuada de agua ayuda a los riñones a eliminar las toxinas y los productos de desecho del organismo. La deshidratación puede provocar la formación de cálculos renales y sobrecargar los riñones. Intente beber al menos ocho vasos de agua al día, y ajuste su ingesta en función de factores como el clima y la actividad física.

Mantener una dieta sana

"Después de lo de mi padre, me pasé a los alimentos ecológicos de granjas locales. Son sanos, libres de toxinas y llenos de nutrientes. Suelo pedir a mis seguidores que compren frutas y verduras ecológicas cultivadas localmente siempre que puedan", dice Maya. También afirma que una alimentación equilibrada y dieta nutritiva es fundamental para la salud renal. Reduzca el consumo de alimentos procesados, aperitivos ricos en sodio y bebidas azucaradas, ya que pueden contribuir a la hipertensión y la obesidad, factores de riesgo de la ERC. En su lugar, céntrese en la fruta, la verdura, los cereales integrales y las proteínas magras. Alimentos como las bayas, las verduras de hoja verde y el pescado contienen nutrientes que favorecen la función renal.

Controlar la tensión arterial

Hipertensión arterialLa presión arterial alta, también conocida como hipertensión, puede causar daños renales debido a la tensión prolongada que ejerce sobre los vasos sanguíneos de los riñones. Cuando la presión arterial es elevada de forma constante, puede provocar el estrechamiento y engrosamiento de los vasos sanguíneos de los riñones, una afección conocida como hipertensión renal o hipertensión renovascular.

El aumento de la presión dentro de los vasos sanguíneos puede dañar las delicadas unidades de filtración llamadas nefronas presentes en los riñones. Con el tiempo, este daño puede mermar la capacidad de los riñones para filtrar eficazmente los desechos y el exceso de líquido de la sangre. Adopte una dieta baja en sodio, haga ejercicio con regularidad y tome los medicamentos que le recete su médico para mantener unos niveles de tensión arterial saludables.

Controlar la diabetes

La diabetes puede causar una afección denominada nefropatía diabética o enfermedad renal diabética. Esto ocurre cuando los altos niveles de azúcar en sangre de la diabetes dañan los vasos sanguíneos de los riñones y las nefronas. El daño que sufren estas estructuras afecta a su funcionamiento, lo que reduce la eficacia de los riñones. Si tiene diabetes, es fundamental que controle sus niveles de azúcar en sangre mediante medicación, una dieta sana y ejercicio regular. Controlar la diabetes puede prevenir el daño renal y otras complicaciones relacionadas.

Mantener un peso saludable

El sobrepeso o la obesidad aumentan el riesgo de padecer varias enfermedades, entre ellas la renal. Adoptar un estilo de vida saludable que incluya ejercicio regular y una dieta equilibrada puede apoyar gestión del peso. La pérdida de peso puede mejorar la presión arterial, los niveles de azúcar en sangre y la función renal en general.

Haga ejercicio regularmente

La actividad física es beneficiosa para la salud en general, así como para la salud renal. El ejercicio regular ayuda a mantener un peso saludable, controla la tensión arterial y mejora la circulación sanguínea. Intente realizar al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada a la semana, como caminar a paso ligero, nadar o montar en bicicleta.

Dejar de fumar

En primer lugar, fumar disminuye el flujo sanguíneo a órganos vitales como los riñones, reduciendo su capacidad para funcionar correctamente. En segundo lugar, fumar empeora la función renal en personas con hipertensión, que es una de las principales causas de enfermedad renal. Los estudios también han demostrado que fumar puede aumentar el riesgo de proteinuria (exceso de proteínas en la orina) y de cáncer de riñón. 

Limitar el consumo de alcohol

El consumo excesivo de alcohol puede contribuir a la hipertensión arterial y a las enfermedades hepáticas, que repercuten en la salud de los riñones. Limite el consumo de alcohol a niveles moderados, lo que generalmente se define como hasta una bebida al día para las mujeres y hasta dos bebidas al día para los hombres.

Controlar la medicación

Ciertos medicamentos, incluidos los de venta libre y los recetados, pueden tener efectos adversos sobre la función renal. Tome siempre los medicamentos según lo prescrito y consulte con su médico los posibles efectos secundarios relacionados con el riñón.

Alimentos buenos para el riñón que puede tomar

Además de adoptar un estilo de vida saludable, incorporar a su dieta superalimentos beneficiosos para los riñones puede proporcionar un impulso adicional a la salud renal. Estos alimentos densos en nutrientes son ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes que contribuyen al bienestar general, con especial atención al mantenimiento de una función renal óptima. He aquí algunos ejemplos de superalimentos beneficiosos para los riñones que puede añadir a su dieta:

Bayas

Las bayas, como los arándanos, las fresas y las frambuesas, no sólo son deliciosas, sino que también están repletas de antioxidantes. Estos compuestos ayudan a combatir la inflamación y el estrés oxidativo, lo que puede ser beneficioso para la salud renal. Las bayas también son bajas en potasio, lo que las convierte en una excelente opción para las personas con problemas renales.

Verduras de hoja verde

Las verduras de hoja verde oscura, como las espinacas, la col rizada y las acelgas, son ricas en vitaminas A y C, así como en hierro y calcio. Estos nutrientes favorecen varias funciones corporales, incluidos los riñones. Además, las verduras de hoja verde tienen un bajo contenido en potasio, lo que las convierte en una opción saludable para los riñones de quienes vigilan su ingesta de potasio.

Pescado

Los pescados grasos, como el salmón, la caballa y la trucha, tienen un alto contenido en ácidos grasos omega-3. Los omega-3 tienen propiedades antiinflamatorias y pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades renales. Los omega-3 tienen propiedades antiinflamatorias y pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedad renal. El pescado es también una excelente fuente de proteínas de alta calidad, esenciales para mantener la masa muscular y la salud en general.

Aceite de oliva

En lugar de grasas saturadas, opte por las grasas cardiosaludables del aceite de oliva. Esta fuente de grasas monoinsaturadas puede ayudar a reducir los niveles de colesterol y la inflamación. Incorporar aceite de oliva a su cocina puede contribuir a una dieta saludable para los riñones.

Coliflor

La coliflor es una verdura versátil y respetuosa con los riñones para quienes desean controlar su ingesta de fósforo. Puede utilizarla como sustituto de alimentos que contienen más fósforo, como las patatas o el arroz. Además, la coliflor aporta una buena dosis de vitamina C y fibra.

Claras de huevo

Los huevos son una excelente fuente de proteínas, pero la yema contiene fósforo, que puede ser problemático para las personas con problemas renales. Elegir claras de huevo en lugar de huevos enteros permite disfrutar de los beneficios proteicos sin el exceso de fósforo.

Ajo

El ajo no sólo aporta sabor a las comidas, sino que también puede ser beneficioso para los riñones. Puede ayudar a reducir la inflamación y disminuir los niveles de colesterol, lo que contribuye a mejorar la salud general de los riñones.

Uvas rojas

Las uvas rojas, junto con su zumo, contienen un compuesto natural llamado resveratrol. Este antioxidante tiene propiedades antiinflamatorias y puede proteger la función renal. Sin embargo, la moderación es clave debido al contenido de azúcar, especialmente para los diabéticos. 

Conclusión

Adoptar un estilo de vida holístico y proactivo puede ser un viaje transformador. Los riñones, órganos vitales que desempeñan un papel polifacético en el mantenimiento de nuestra salud general, responden positivamente a cambios meditados en la dieta, el ejercicio y la gestión del estrés.

Es fundamental que estas medidas se adopten con una mentalidad personalizada, reconociendo que las necesidades y el estado de salud de cada persona varían. La consulta periódica con profesionales sanitarios, incluidos dietistas y nefrólogos, es fundamental para adaptar las modificaciones del estilo de vida a las circunstancias específicas.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cómo mejorar la función renal?

Para mejorar la función renal:

  1. Hidrátate: Bebe abundante agua a diario.
  2. Sigue una dieta equilibrada: Limite el sodio, los alimentos procesados y las bebidas azucaradas. Haga hincapié en las frutas, las verduras y las proteínas magras.
  3. Haga ejercicio regularmente: Mantén un peso saludable y mejora la circulación.
  4. Evite fumar y limite el consumo de alcohol.
  5. Controle regularmente la tensión arterial y los niveles de azúcar en sangre.

¿Cómo mantener sanos los riñones?

Para mantener unos riñones sanos, manténgase hidratado bebiendo una cantidad adecuada de agua, mantenga una dieta equilibrada baja en sodio, limite el consumo de alcohol, evite fumar, haga ejercicio con regularidad, controle la tensión arterial y los niveles de azúcar en sangre, y hágase revisiones periódicas para controlar la función renal y el estado general de salud.

¿Cómo puedo mejorar mi función renal de forma natural?

Mejorar la función renal de forma natural implica mantenerse hidratado bebiendo suficiente agua, consumir una dieta equilibrada baja en sodio, evitar los alimentos procesados, controlar la tensión arterial y los niveles de azúcar en sangre, hacer ejercicio con regularidad, reducir el estrés y evitar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol. Es aconsejable consultar a un profesional sanitario para obtener orientación personalizada.

Productos relacionados

No hay artículos relacionados en este momento. Vuelva a comprobarlo pronto.