Seleccione el idioma:
Reservar visita médica en línea

Hipertensión en el embarazo: Lo que hay que saber

Escrito por BFH Staff Writer el 13 de junio de 2024
Compartir post:
¿la aspirina infantil disminuye la tensión arterial?
Navegar Puesto

La hipertensión, o tensión arterial alta, es un importante motivo de preocupación durante el embarazo, ya que afecta tanto a la salud de la madre como a la del bebé. Conocer los riesgos, los síntomas y las estrategias de tratamiento de la hipertensión durante el embarazo es fundamental para disfrutar de un embarazo saludable.

Qué es la hipertensión en el embarazo

Se habla de hipertensión en el embarazo cuando una mujer embarazada tiene la tensión alta, lo que puede ser peligroso tanto para ella como para su bebé. Esta afección puede manifestarse de distintas formas, como hipertensión crónica (existente antes del embarazo o antes de las 20 semanas), hipertensión gestacional (que comienza después de las 20 semanas), preeclampsia (hipertensión arterial con daño orgánico) y eclampsia (convulsiones debidas a la preeclampsia).

Gestión de tensión arterial baja durante el embarazo es muy importante porque, si no se trata, puede provocar problemas graves como daños en los órganos, parto prematuro e incluso la muerte de la madre y el bebé.

Tipos de hipertensión en el embarazo

Existen diferentes tipos de hipertensión a los que debes prestar atención y que pueden afectar a tu embarazo, entre los que se incluyen los siguientes:

1. Hipertensión Crónica

Hipertensión crónica se refiere a un tipo de hipertensión arterial que ya existía antes del embarazo o que se diagnostica antes de la semana 20 de gestación. Una frecuencia cardiaca elevada durante el embarazo puede indicar que algo va mal. De ahí que las mujeres con hipertensión crónica necesiten un seguimiento cuidadoso durante todo el embarazo, ya que corren un mayor riesgo de complicaciones como la aparición de preeclampsia y el parto prematuro. El tratamiento de la hipertensión crónica en el embarazo suele implicar cambios en el estilo de vida y, posiblemente, medicación con un profesional sanitario.

2. Hipertensión gestacional

Hipertensión gestacional La hipertensión gestacional aparece después de la vigésima semana de embarazo, sin proteínas en la orina ni otros signos de preeclampsia. Aunque suele desaparecer tras el parto, la hipertensión gestacional puede elevar el riesgo de padecer hipertensión crónica en etapas posteriores de la vida. Los controles prenatales periódicos son cruciales para vigilar y controlar la tensión arterial durante el embarazo.

3. Preeclampsia

La preeclampsia es un trastorno médico grave caracterizado por hipertensión arterial y proteinuria (presencia de proteínas en la orina) que suele aparecer después de la semana 20 de embarazo. Puede afectar a varios órganos y provocar complicaciones graves tanto para la madre como para el bebé si no se trata a tiempo. Los síntomas pueden incluir hinchazón, fuertes dolores de cabeza, cambios en la visión y dolor en la parte superior del abdomen. La detección y el tratamiento precoces son vitales, y a menudo requieren una supervisión médica más estrecha y, en ocasiones, un parto prematuro.

4. Eclampsia

La eclampsia es una progresión grave de la preeclampsia caracterizada por la aparición de convulsiones en una mujer embarazada con preeclampsia. Se considera una emergencia médica que puede tener consecuencias críticas potencialmente mortales tanto para la madre como para el bebé. Es necesaria la atención inmediata de un profesional médico para estabilizar el estado y garantizar la seguridad de ambos.

5. Hipertensión Crónica con Preeclampsia Superpuesta

Esta afección se produce cuando una mujer con hipertensión crónica desarrolla preeclampsia. Se caracteriza por un aumento repentino de la tensión arterial y la presencia de proteínas en la orina u otras complicaciones asociadas a la preeclampsia. Este doble diagnóstico aumenta significativamente el riesgo de resultados adversos, por lo que es esencial un seguimiento cuidadoso y un tratamiento rápido.

Síntomas y causas

Comprender los síntomas y las causas de hipertensión en el embarazo es crucial para una detección precoz y un tratamiento eficaz. A continuación se exponen los principales síntomas y las causas más comunes de esta enfermedad, para ayudar a las mujeres embarazadas y a sus familias a mantenerse informadas y alerta:

Síntomas de la hipertensión en el embarazo

Los síntomas de la hipertensión son los siguientes:

  • Hipertensión arterial: El indicador primario, a menudo medido en las visitas prenatales.
  • Fuertes dolores de cabeza: Dolores de cabeza persistentes e intensos que no desaparecen.
  • Hinchazón: Especialmente en las manos, los pies y la cara, más allá de la hinchazón normal del embarazo.
  • Cambios de visión: Visión borrosa, ver manchas o sensibilidad a la luz.
  • Dolor abdominal superior: Particularmente bajo las costillas del lado derecho.
  • Náuseas o vómitos: Especialmente si es repentina y grave en la segunda mitad del embarazo.
  • Falta de aliento: Dificultad respiratoria inusual o grave.
  • Aumento repentino de peso: Rápido aumento de peso debido a la retención de líquidos.

Causas de la hipertensión en el embarazo

Durante el embarazo, la hipertensión puede desencadenarse por los siguientes factores:

  • Hipertensión preexistente: La hipertensión crónica antes del embarazo aumenta el riesgo.
  • Hipertensión gestacional: Hipertensión arterial después de la semana 20 de embarazo.
  • Preeclampsia: Enfermedad definida por hipertensión arterial y signos de daño orgánico.
  • Embarazos múltiples: Tener gemelos, trillizos o más aumenta el riesgo.
  • Edad: Las mujeres embarazadas de más de 35 años tienen un riesgo mayor.
  • Obesidad: El exceso de peso corporal puede contribuir a la hipertensión.
  • Primer embarazo: Mayor riesgo durante el primer embarazo que en los siguientes.
  • Historia familiar: Predisposición genética si la hipertensión es hereditaria.
  • Factores relacionados con el estilo de vida: Mala alimentación, sedentarismo, falta de actividad física y altos niveles de estrés.
  • Ciertas afecciones médicas: Diabetes, enfermedad renal y trastornos autoinmunes.

Diagnóstico y tratamiento

El embarazo es una etapa crítica para toda mujer que requiere un diagnóstico inmediato y un tratamiento adecuado de la hipertensión para garantizar el bienestar tanto de la madre como del bebé. La detección precoz y el tratamiento eficaz son vitales para prevenir complicaciones. A continuación se explica cómo se diagnostica la hipertensión en el embarazo y las opciones de tratamiento disponibles:

Diagnóstico

Su médico puede diagnosticar la hipertensión mediante las siguientes pruebas:

  • Medición de la presión arterial: El control de la tensión arterial es el principal método de diagnóstico de la hipertensión. Las lecturas de 140/90 mm Hg o superiores en dos ocasiones distintas son indicativas de hipertensión. En general, se considera que la tensión arterial normal de las mujeres embarazadas es de aproximadamente 120/80 mm Hg.
  • Análisis de orina: Para comprobar la presencia de proteínas en la orina, que pueden indicar preeclampsia. Los niveles elevados de proteínas indican afectación renal.
  • Análisis de sangre: Para evaluar la función hepática, la función renal y el recuento de plaquetas. Los resultados anormales pueden indicar complicaciones asociadas a la hipertensión, como la preeclampsia.
  • Ecografía fetal: Para controlar el crecimiento y el desarrollo del bebé. La hipertensión puede afectar al crecimiento del bebé, por lo que las ecografías periódicas ayudan a garantizar que el bebé está creciendo correctamente.
  • Prueba de no estrés y perfil biofísico: Estas pruebas controlan la frecuencia cardiaca y el bienestar general del bebé. Ayudan a evaluar la salud del bebé y a detectar cualquier signo de sufrimiento.

Tratamiento

Existen numerosas opciones de tratamiento para tratar la hipertensión durante el embarazo. He aquí algunas de ellas:

  • Cambios en el estilo de vida: La adopción de una dieta baja en sal, la actividad física regular y un descanso adecuado pueden ayudar a controlar los niveles de tensión arterial. Estos ajustes del estilo de vida suelen ser el primer paso del tratamiento.
  • Medicamentos: Pueden recetarse medicamentos antihipertensivos para bajar la tensión arterial. Es esencial utilizar medicamentos seguros para el embarazo, ya que algunos antihipertensivos pueden dañar al bebé en desarrollo.
  • Control frecuente: Las revisiones periódicas y el control de la tensión arterial son cruciales. Incluye tanto el autocontrol en casa como las visitas prenatales rutinarias.
  • Reposo en cama: Los médicos también pueden recomendar reposo en cama para ayudar a bajar la tensión arterial. Puede ir desde la reducción de las actividades cotidianas hasta el reposo absoluto en cama en los casos graves.
  • Hospitalización: La hipertensión grave o la preeclampsia pueden requerir hospitalización para un seguimiento estrecho y un tratamiento más intensivo. Garantiza una intervención médica inmediata si surgen complicaciones.
  • Entrega anticipada: En los casos en que la hipertensión supone un riesgo importante para la madre o el bebé, puede ser necesario un parto prematuro. En esta decisión se sopesan los riesgos de continuar con el embarazo y los beneficios de un parto prematuro.

Control de la tensión arterial: consejos y recomendaciones dietéticas

Aquí tienes algunos consejos sobre cómo puedes controlar la tensión arterial baja durante el embarazo, así como la hipertensión:

Cómo reducir la tensión arterial durante el embarazo

  • Ejercicio regular: Actividades suaves como caminar o el yoga prenatal pueden ayudar a controlar la tensión baja durante el embarazo.
  • Dieta sana: Céntrese en una dieta sana y rica en nutrientes que incluya frutas, verduras, proteínas magras y cereales integrales.

Cómo controlar la hipertensión durante el embarazo

  • Controle regularmente la tensión arterial: Llevar un control de la tensión arterial en casa puede ayudarle a estar al tanto de cualquier cambio y a buscar consejo médico con prontitud.
  • Manténgase hidratado: Beber mucha agua todos los días para mantener una buena hidratación, que puede favorecer unos niveles saludables de presión arterial.
  • Reducir el estrés: Practicar técnicas como la respiración profunda, la meditación o el masaje prenatal para reducir el estrés y controlar la tensión arterial.
  • Evitar el exceso de cafeína: Limite el consumo de bebidas con cafeína, ya que un consumo elevado de cafeína puede elevar la tensión arterial.
  • Siga los consejos médicos: Tome los medicamentos prescritos según las instrucciones de su médico para controlar su hipertensión de forma segura.

Consideraciones sobre la hipertensión después del embarazo

El embarazo satisfactorio con hipertensión sigue siendo posible. Sin embargo, después del embarazo, el control de la tensión arterial sigue siendo crucial para la salud de la madre a largo plazo. Es importante seguir controlando la tensión arterial con regularidad, ya que la hipertensión persistente puede requerir un tratamiento médico continuo. Es esencial programar visitas posparto con el profesional sanitario para comentar cualquier problema relacionado con la hipertensión y ajustar los planes de tratamiento si es necesario. Además, mantener un estilo de vida activo y saludable, una dieta equilibrada, ejercicio regular y técnicas de reducción del estrés siguen siendo importantes para favorecer la salud cardiovascular general.

Las madres lactantes deben consultar a su médico sobre medicamentos antihipertensivos seguros. También es crucial estar atenta a cualquier signo de hipertensión, como dolores de cabeza o cambios en la visión, y acudir rápidamente al médico en caso de que se produzcan. Abordar los factores del estilo de vida que pueden contribuir a la hipertensión, como el control del peso y la reducción del consumo de sodio, puede ayudar a prevenir futuros problemas cardiovasculares. Con estas medidas, puede controlar eficazmente la hipertensión después del embarazo y contribuir a su bienestar general.

Para llevar

Conocer la hipertensión durante el embarazo es vital para las futuras madres. Si reconoce los síntomas, sigue las estrategias de control y se somete a revisiones prenatales periódicas, podrá disfrutar de un embarazo saludable. Consulte siempre a los profesionales sanitarios para diseñar el plan que mejor se adapte a sus necesidades individuales.

¿Cuándo debe preocupar la hinchazón durante el embarazo?

La hinchazón es frecuente durante el embarazo, sobre todo en pies y tobillos. Aun así, debe ser motivo de preocupación si se produce de repente, es grave, afecta a la cara o las manos o va acompañada de hipertensión, ya que estos síntomas podrían indicar preeclampsia.

¿Por qué los médicos recetan aspirina durante el embarazo?

Los médicos recetan dosis bajas de aspirina durante el embarazo para reducir el riesgo de preeclampsia, sobre todo en mujeres con factores de riesgo como hipertensión crónica, preeclampsia previa o embarazos múltiples. La aspirina ayuda a mejorar el flujo sanguíneo a la placenta y a reducir la inflamación, con lo que disminuyen las probabilidades de desarrollar preeclampsia y otras complicaciones relacionadas.

¿Cómo reducir la tensión arterial durante el embarazo?

Para controlar la hipertensión durante el embarazo, manténgase activa haciendo ejercicios como caminar o yoga prenatal, y siga una dieta sana con frutas, verduras, proteínas magras y cereales integrales, reduciendo al mismo tiempo el consumo de sal. 

Productos relacionados

No hay artículos relacionados en este momento. Vuelva a comprobarlo pronto.