Seleccione el idioma:
Reservar visita médica en línea

La ciencia del estrés: Comprender su impacto en la salud

Post written by BFH Staff Writer on 4 de abril de 2024
Compartir post:
qué causa el estrés
Navegar Puesto

En abril, Mes Nacional de Concienciación sobre el Estrés, es fundamental reconocer la presencia del estrés en nuestras vidas.  El estrés es la reacción física automática del cuerpo El estrés, ya sea causado por fuerzas reales o imaginarias, es un fenómeno que merece una comprensión más profunda. Desentrañar las complejidades del estrés -sus desencadenantes, efectos y mecanismos de afrontamiento- proporciona información muy valiosa para afrontar los retos de la vida con resiliencia. 

Dos tipos de estrés

Al debatir estrésSin embargo, es esencial reconocer que se presenta en diversas formas, cada una con sus propias características e impacto en nuestro bienestar. En términos generales, el estrés puede clasificarse en dos tipos principales: estrés agudo y estrés crónico.

Estrés agudo

El estrés agudo es la respuesta inmediata y a corto plazo del organismo a una amenaza o demanda percibida. Es el tipo de estrés que experimentamos en respuesta a situaciones o acontecimientos concretos, como hablar en público, un accidente de tráfico o un plazo de entrega inminente. El estrés agudo desencadena la respuesta de "lucha o huida" del organismo, activando el sistema nervioso simpático y liberando hormonas del estrés como la adrenalina y el cortisol, que pueden contribuir a la aparición de eccemas en las manos relacionados con el estrés.

Desde el punto de vista fisiológico, el estrés agudo puede provocar taquicardia, respiración superficial, mayor estado de alerta y aumento de la tensión muscular. Aunque el estrés agudo es una respuesta natural y adaptativa que puede ayudarnos a superar situaciones difíciles, la exposición prolongada a factores estresantes agudos sin un tiempo de recuperación adecuado puede tener consecuencias negativas para nuestra salud física y mental.

Estrés crónico

El estrés crónico, en cambio, es un estado de estrés prolongado y persistente que se produce cuando las personas están expuestas a factores estresantes continuos o recurrentes durante un periodo prolongado. A diferencia del estrés agudo, que es de corta duración y suele resolverse una vez pasado el acontecimiento desencadenante, el estrés crónico puede persistir durante semanas, meses o incluso años. 

El estrés crónico puede provenir de diversas fuentes, como presiones laborales continuas, dificultades económicas, conflictos en las relaciones o problemas de salud. La activación constante del sistema de respuesta al estrés del organismo puede tener consecuencias adversas para la salud, como problemas cardiovasculares, debilitamiento de la función inmunitaria, trastornos digestivos, ansiedad, depresión y agotamiento. Para controlar el estrés crónico suele ser necesario abordar los factores estresantes subyacentes, introducir cambios en el estilo de vida, practicar técnicas de reducción del estrés y buscar apoyo profesional cuando sea necesario.

¿Qué causa el estrés?

Estrés puede provenir de múltiples fuentes. Estas fuentes pueden clasificarse a grandes rasgos en dos tipos principales: factores de estrés externos e internos.

Factores de estrés externos

Los estresores externos son los factores ambientales que nos presionan desde el mundo exterior. Por ejemplo, los plazos en el trabajo, las tensiones económicas, los conflictos en las relaciones, los atascos de tráfico o incluso la contaminación acústica. Las demandas de nuestro entorno externo a menudo exigen mucho de nuestro tiempo, energía y bienestar emocional, contribuyendo a generar sentimientos de estrés y tensión.

Factores de estrés internos

Por otra parte, los factores estresantes internos se originan dentro de nosotros mismos. Suelen estar arraigados en nuestros pensamientos, creencias y emociones. Los estresores internos pueden manifestarse como expectativas autoimpuestas, en las que nos imponemos unos niveles de exigencia poco realistas, lo que nos lleva a sentirnos constantemente incapaces o fracasados.

Ejemplos de factores estresantes internos son el perfeccionismo y los problemas emocionales no resueltos. El perfeccionismo, la búsqueda incesante de la perfección, también puede generar estrés interno cuando nos esforzamos por alcanzar niveles imposibles. Además, los problemas emocionales no resueltos, como traumas del pasado o sentimientos no procesados, pueden cocerse a fuego lento bajo la superficie y manifestarse como estresores crónicos que afectan a nuestra vida cotidiana.

Tratamiento del estrés y estrategias de gestión

La gestión eficaz del estrés implica un enfoque holístico que aborde tanto sus causas como sus síntomas. Los cambios en el estilo de vida, como el ejercicio regular, una dieta equilibrada y un sueño adecuado, pueden reforzar la resiliencia. 

Las técnicas de reducción del estrés, como la atención plena, el yoga y los diarios, ofrecen herramientas de relajación. La búsqueda de apoyo social, el establecimiento de límites y la gestión eficaz del tiempo contribuyen a la gestión del estrés. En los casos graves puede ser necesario el apoyo profesional, incluida la terapia y la medicación. Mediante la integración de estas estrategias, las personas pueden mejorar su bienestar y afrontar mejor el estrés.

Para llevar

En esencia, el estrés es un aspecto inherente a la experiencia humana, en el que influyen diversos factores. Al comprender sus causas, efectos y estrategias de gestión, nos capacitamos para afrontar los retos de la vida con mayor resiliencia y bienestar. Ya sea identificando los factores estresantes internos, reconociendo las manifestaciones físicas del estrés o aplicando mecanismos de afrontamiento eficaces, tomar medidas proactivas para gestionar el estrés es clave para llevar una vida plena y equilibrada. Recuerde que, en medio de la agitación del estrés, existe una oportunidad de crecimiento y autodescubrimiento.

Preguntas más frecuentes (FAQ)

¿Qué efecto físico se asocia al estrés agudo?

Un efecto físico común asociado al estrés agudo es el aumento del ritmo cardíaco y de la presión arterial. Esta respuesta prepara al organismo para reaccionar rápidamente ante las amenazas percibidas bombeando más sangre a los músculos y aumentando el consumo de oxígeno.

¿Cuáles son las 10 principales causas de estrés en el trabajo?

Las 10 principales causas de estrés en el trabajo abarcan una serie de factores que pueden variar en función de las situaciones individuales y la dinámica organizativa. Entre los factores estresantes más comunes se encuentran una gran carga de trabajo o expectativas laborales poco realistas, plazos ajustados y presión por el rendimiento, así como la preocupación por la seguridad en el empleo o la posibilidad de despidos. Los conflictos con compañeros o supervisores, junto con el desequilibrio entre la vida laboral y personal debido a las largas jornadas de trabajo, también pueden contribuir al estrés laboral. Además, la microgestión, la intimidación o el acoso, las expectativas poco claras, los recursos o el apoyo inadecuados por parte de la dirección, y los cambios en la estructura organizativa o el liderazgo se identifican como factores estresantes significativos en el lugar de trabajo.

¿Cuáles son las causas del estrés entre los adolescentes?

Los adolescentes se enfrentan a diversos factores de estrés que afectan profundamente a su bienestar. Las presiones académicas, las dinámicas sociales, incluida la presión y los conflictos entre iguales, las expectativas familiares, las tensiones económicas, las preocupaciones sobre la imagen corporal y la identidad, y la influencia de la tecnología y las redes sociales contribuyen a su estrés. Comprender estos factores es vital para proporcionar apoyo y guiar a los adolescentes en el desarrollo de mecanismos de afrontamiento eficaces a medida que navegan por las complejidades de la adolescencia.

Productos relacionados

No hay artículos relacionados en este momento. Vuelva a comprobarlo pronto.